Salud Mental

El mal uso de las nuevas tecnologías puede tener consecuencias en nuestra salud mental

17 de Julio, 2019 Cecilia Martínez Trujillo

Esta semana el diario médico Consalud se hacía eco de las afirmaciones que el colectivo de Colegas-Confederación LGTB hacía sobre el mal uso de las app para ligar.

 

Ya no nos sorprende el hecho de que las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) han cambiado nuestra forma de relacionarnos, comprar, ligar, sociabilizar… lo alarmante es que poco a poco estamos viviendo nuestra realidad a través de esas pantallas sin ser conscientes del peaje que podemos llegar a pagar.

Las pantallas nos ofrecen un sinfín de ventajas, pero también existen peligros de los que a menudo, no somos conscientes.

 

El ser humano necesita contacto para relacionarse: contacto visual, contacto físico. Esto con las nuevas relaciones entre pantallas se ve cada vez más mermado, por no hablar de la sintetización de las emociones. Hoy en día es difícil tener una conversación por Whatapp o por DM en Instagram sin utilizar emoticonos. Estos muñequitos tan graciosos han hecho que las emociones se puedan mostrar con una imagen, algo que según varios estudios hace que las personas sinteticen sus emociones y no conecten con sus sentimientos y emociones reales; pero no todos los profesionales del sector se muestran en contra de los emojis.

Agnese Sampietro, Doctora en Lingüística por la Universidad de Valencia y autora de la tesis sobre el uso, la difusión y el impacto de los emojis, en la que analizó mensajes de WhatsApp de 120 personas, señala que ''el 8% de los datos de esos mensajes son emoticonos, y están presentes sobre todo en conversaciones de carácter informal', recoge la Opinión de Murcia.es; por su parte, Eulàlia Hernández Encuentra, profesora de la Universitat Oberta de Catalunya y directora del grupo de investigación PSiNET (Psicología, Salud y Red), afirma que los emojis no sólo no empobrecen las conversaciones si no que aportan información adicional relacionada con las emociones de quién escribe el mensaje; por último, Albert Mehrabian, profesor emérito de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), afirmó a mediados del siglo pasado, que, cuando conversamos con alguien, el 7% de la comunicación es verbal, el 38% es comunicación vocal (tono de voz, por ejemplo) y el 55% es no verbal (gestos), aspectos que no pueden verse recogidos en los mensajes de Whatsapp con los emoticonos.

Ante tanta diversidad de opiniones, cabe destacar la diferencia entre emoticones y Emoji. Los emojis ???? son mucho más personales, simulan personas o cosas reales, y por este motivo tienen un impacto mayor en términos psicológicos que los emoticones ( : - ) ).

 

Según un estudio de México en el que se experimentó con dos grupos de personas para ver el alcance de y el valor de los emoticones en las conversaciones, concluyeron que uno de los dos grupos disfrutaba mucho más de la comunicación que el otro. En el estudio se dividió la muestra en dos grupos, uno podía utilizar emojis, y los otros no. Al finalizar el estudio, se concluyó que las personas que pudieron usar los emojis disfrutaron más de la comunicación que los que no los podían usarlos (postcron.com)

Como ven, existen multitud de opiniones acerca del uso de estos símbolos que usamos a menudo en nuestras conversaciones diarias, pero, realmente el debate no sería emojis sí, emojis no, si no que en lo que hay que poner atención es en la nueva forma de relacionarnos.

 

Según Rutilio Martini, coordinador de Salud de Colegas-Confederación LGTB, “los seres humanos no somos animales, no copulamos por instinto, pensamos y razonamos. Una parte importante de la sexualidad tiene que ver con la necesidad de establecer un vínculo emocional y eso se está perdiendo como consecuencia de las aplicaciones", recoge el diario médico Consalud.es

Sobre la manera de relacionarse emocional y físicamente Rutilio Martini afirma que "El uso de apps como Grindr o Scruff para practicar ChemSex ha aumentado exponecialmente. En ciudades como Madrid está a la orden del día, te encuentras con una gran cantidad de perfiles. Ha pasado de ser una moda a una práctica bastante extendida", alerta el responsable de Salud de Colegas”

Además, Rutilio afirma que las consecuencias del ChemSex no son solo físicas, también psicológicas.

El ChemSex genera adicción y, puede convertirse en uno de los mayores problemas de salud sexual de las próximas décadas.

 

Más noticias sobre el uso de redes sociales y salud mental

Directora de Comunicación en ITA.