Trastornos de la Conducta

Límites en la adolescencia actual

30 de Enero, 2022 Javier Feliz Álvarez

Actualmente cuando pensamos en los límites hacia los adolescentes, nos referimos a pautas y normas que deben marcar una línea educativa hacia nuestros hijos o hijas, es decir, saber hasta dónde deben llegar nuestros comportamientos para que no interfieran en los de los demás. Debemos pensar que debemos ir mucho más allá en cuanto a instaurar una especie de sentido propio de la vida, el cual permita a nuestros hijos ser unos adultos responsables, los cuales tengan autonomía y sepan así responder a las propias demandas personales y de la vida en general. Limitar, no deja de ser un aspecto cansino y agotador para muchos padres y madres, ya que deben estar encima y marcar límites dentro de la edad evolutiva y comprensión que tenga cada persona.

 

En la adolescencia en sí, nos encontraremos delante de personas en transición, en una transición hacia la edad adulta, dónde veremos jóvenes que no son adultos, pero que ya no son niños. Por lo tanto, tendremos que limitar a personas las cuales están en descubrimiento de la su propia identidad, así como de la propia construcción de su proceso de autonomía personal. Dicho proceso se hará difícil por parte de padres y figuras de autoridad, ya que delante nos encontraremos a un sujeto con pensamiento crítico, con ansías de libertad, roles de pensamiento, creencias nuevas, grupos de iguales que inciten a ideas innovadoras, atracción por lo nuevo, rebeldía, inestabilidad y otros aspectos relacionados con la transición hacia la edad adulta. A cada persona, según su rango evolutivo de edad, su comprensión y su capacidad para afrontar la vida, le corresponderán una serie de límites siempre, pero el tema clave, es que los padres y madres deben ser cómo ser aplicados y en qué momento. Para ello, basta pensar en cómo le diríamos a alguien que no puede volver a determinada hora, alegando a normas propias de la edad, a protección hacia determinados ambientes y a respetar una serie de normas y crecimiento que existen en la sociedad. Por lo tanto, aspectos claves que deben manejar los progenitores a la hora de limitar, se basa en conocer la edad, valores y criterio de sus hijos, hacer que sean comprensibles desde el afecto, dejar que los propios hijos se expresen en cuanto a ellos, revisarlos periódicamente y plantearlos desde un modo positivo.

Por todo ello, los límites impuestos por los padres y madres hacia sus hijos en edad adolescente deberán tener la función de moldear y hacer comprender al adolescente que se está evitando su declive, y que a la vez lo hará formarse como persona; instauración de propias normas y valores, creencia en uno mismo, protección, generar autonomía, entre otros aspectos. Se hace una tarea complicada, ya que al final de todo limitar no es más que “querer y preocuparse” por un hijo/hija el cual necesita de un faro que oriente y marque hacia dónde queremos que se dirija. Contra más autonomía y perspectiva tiene un adolescente, más se le tiene que estirar el margen y la posición normativa y limitante familiar, para que consiga aprender y formarse como persona autónoma. El proceso no deja de ser un continuo en el que al final el límite acaba siendo el propio adolescente, valorando y sabiendo qué le hace mal y qué le aporta en su desarrollo.

 

Desde Ita especialistas en salud mental, abordamos las situaciones familiares de duda y preocupación acerca del funcionamiento familiar en cuanto a la instauración de normas y límites y trabajamos en base a reconocer e identificar las propias conductas y emociones, para poder demandar ayuda en cuanto a que la situación nos sobrepase y nos veamos en riesgo. Ponerse en manos de un especialista que nos ayude a enfocar, delimitar y abordar el problema debe ser primordial a la hora de tratar dichos conflictos, teniendo en cuenta que puede llegar a interferir de una manera grave en nuestro propio desarrollo personal y de salud, tanto a nivel individual como familiar.

Mi nombre es Javier Feliz y actualmente soy Director de la Unidad de ITA Trastornos de Conducta, me considero una persona responsable y resolutiva con afán de iniciativa y con capacidad para trabajar en ambientes por resultados y bajo presión.