Salud Mental

¿Qué es la comunicación asertiva?

03 de Julio, 2022 Patricia Benavente y Nuria Rivas

Es un estilo de comunicación que nos permite dialogar con calma y respeto hacia nuestro receptor. Esta comunicación nos facilita expresar nuestras ideas, sentimientos y necesidades de forma directa, tranquila, segura y honesta, al mismo tiempo que nuestro tono de voz es adecuado, empático y respetuoso con el resto de interlocutores.

Por lo tanto, podemos decir que es un modo de comunicación que implica respeto hacia sí mismo, expresando con libertad los sentimientos e ideas sin extralimitarse en los derechos de los demás.

 

¿En qué consiste la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva es la habilidad para exponer comentarios u opiniones de forma respetuosa, sin que nadie se sienta ofendido.

Dentro del estilo asertivo podemos encontrar varias características a nivel verbal, no verbal y paraverbal:

  • Conducta verbal: para que nuestra comunicación verbal sea coherente con nuestra comunicación no verbal es importante observar nuestro tono de voz; éste ha de ser adecuado. Debemos mantener contacto visual, ya que esto indica interés y facilita las relaciones. No interpretar los gestos de nuestro interlocutor.
  • Conducta no verbal: es importante mostrar seguridad con nuestro cuerpo al mismo tiempo que emitimos el mensaje y no ponernos agresivos, de este modo conseguimos toda la atención de nuestro interlocutor
  • Conducta paraverbal: utilizar un tono de voz calmada y constante, respetar los silencios y tener un ritmo regular durante la emisión del mensaje

 

Realizar una escucha activa supone percibir el mensaje de nuestro interlocutor y realizar una interpretación desde su punto de vista es decir, ponernos en su lugar, ser asertivos. La asertividad, como habilidad comunicativa, favorece saber decir “no” cuando no estemos de acuerdo con el mensaje sin generar conflicto alguno.

 

 La asertividad incluye 3 áreas:

  1.  la autoafirmación, es decir la capacidad de cada individuo de defender sus derechos y expresar sus opiniones
  2.  la expresión de sentimientos positivos, hacer o recibir elogios y expresar agrado y afecto
  3.  la expresión de sentimientos negativos, capacidad para manifestar nuestra disconformidad o desagrado de forma adecuada y, además ser capaces de encajar las críticas que recibimos del resto de interlocutores

 

Comunicarse de manera asertiva, favorece las emociones positivas en uno mismo y en los demás.  Mejora la autoestima y genera un sentimiento de autoeficacia.

Cuando realizamos una comunicación asertiva, se está manifestando de una forma honesta debido a que se muestra como es, sin perjudicar a la otra parte interactuante.

Una persona asertiva se conoce y se muestra fiel a sí misma, es consciente de sus sentimientos y deseos en cada momento, trata de defender sus derechos sin olvidar, por supuesto, los de los demás, se comunica de una manera clara, maneja bien sus emociones y sentimientos y es capaz de ponerse en el lugar de la otra persona, también, presenta una sana autoestima y es capaz de afrontar de una forma tranquila los conflictos, fracasos y éxitos.

Los estilos de comunicación pueden ser trabajados, realizar un entrenamiento en habilidades sociales y modificar nuestro estilo de comunicación.

¡Os proponemos varios ejercicios para MEJORAR nuestro estilo de comunicación y SUFRIR menos por ello!

 

  1. ¿Qué harías si…?

Piensa en SITUACIONES donde te sientas incómodo con alguien, por ejemplo, si te toca trabajar con una persona con la que no te entiendes bien o te molesta algo de su forma de ser, o si estás esperando en la cola de un supermercado para pagar y alguien se cuela, o si siempre dices que sí a proposiciones ya sean de ocio o de trabajo/estudios y después te arrepientes.

ESCRÍBELAS lo más detalladamente que puedas, numerándolas.

Responde a cada una de ellas con lo que harías, y cuales son sus CONSECUENCIAS para ti.

Después, una por una, piensa cómo podrías cambiar tu forma de actuar en esa situación de una forma más asertiva para ti y para los demás. (Sin enfadarme, sin sentirme ridículo, sin asumir cosas que luego me cuesta cumplir…)

  1. Como si fuera…

Si te conoces un poco, ya sabes más o menos qué es lo que te suele pasar a la hora de comunicar. Que no das toda la información, que no quieres que el otro se sienta mal, que siempre dices que sí para caer bien o que tengan un buen concepto de ti o que te pones nervioso y no sabes cuál es el objetivo de lo que estás diciendo.

PIENSA en alguien a quien admires por su forma de resolver las cosas, alguien ASERTIVO de tu entorno o un personaje de la literatura o del cine que consideres que sabe manejarse en lo que a ti te cuesta. ¿Cómo lo haría? ¿qué es lo que diría? ¿Cuál sería su posición corporal en esta circunstancia? ¿y su tono de voz?

 

RECUERDA:

La asertividad se entrena y ES POSIBLE mejorarla si pones ATENCIÓN e INTENCIÓN en ello. Comprender es el primer paso.

Si consideras que sufres demasiado por tus limitaciones a la hora de comunicarte contigo mismo y con los demás, no dudes en consultar con un profesional al respecto.

 

 

 

Psicólogas de Ita Prisma Zaragoza