Adicciones

Mujeres y alcohol: una adicción silenciosa

08 de Marzo, 2020 Cecilia Martínez Trujillo

El alcohol es una adicción que afecta a hombres y mujeres, pero los porcentajes son más elevados cuando se habla de ellas. Los efectos del consumo elevado de esta sustancia también son más severos en el sexo femenino.

Según el estudio Clinical and Experimental Research realizado por Karl Mann, los efectos del alcohol en las mujeres suelen traducirse en daños neurológicos con mayor profundidad que en los hombres; de igual manera sucede con la cirrosis y la depresión. Según el mismo estudio, una mujer que consuma alcohol tiene más porcentaje de probabilidad de sufrir cáncer de pecho.

 

Según los expertos, las mujeres son bebedoras solitarias mientras los hombres lo hacen en público: bebedores sociales. Quizás por el estigma social existente durante años, las mujeres han bebido de manera solitaria en casa a escondidas, mientras los hombres lo hacían en tabernas y bares.

“Algunas mujeres que presentan adicción al alcohol beben vodka porque es una bebida alcohólica que no huele en boca, y puede esconderse fácilmente. A veces, incluso suelen consumirlo en público camuflándolo en botellas de agua, porque es transparente” afirma Gloria González, psicóloga experta en adicciones y patología dual de Ita Adicciones.  

 

El perfil de la mujer que consume alcohol de forma adictiva suele ser una mujer de entre 30 a 60 años con baja autoestima y/o con sintomatología depresiva o ansiosa. Cada vez es más común encontrar a chicas jóvenes con este tipo de problema ya que el consumo de alcohol entre los jóvenes se ha disparado y normalizado.

Gloria afirma que “hay que tener mucha pedagogía con los jóvenes. No podemos normalizar el uso de alcohol porque ellos ya han hecho del botellón una forma de ocio” “Hemos de evitar que nuestros hijos vean el alcohol como algo festivo o lúdico” afirmaba la psicóloga.

Es importante prestar atención a nuestro entorno para poder detectar si una persona cercana a nosotros tiene este problema. Podemos detectar si alguien tiene este problema si observamos que mezcla diferentes bebidas alcohólicas durante una quedada, si durante la cita únicamente se dedica a beber desde que quedamos hasta el final del encuentro, si bebe de forma compulsiva…

En estos casos, si cree que alguien de su entorno está sufriendo este problema, lo más aconsejable es consultar con un experto. Es importante actuar y seguir las pautas que fijará el especialista para poderle ayudar.

La soledad, sufrir una depresión, presentar baja autoestima o falta de afecto, son factores de riesgo que pueden hacer que una mujer acabe teniendo un problema de alcohol.

 

 

 

Directora de Comunicación en ITA.