Trastornos de la Conducta Alimentaria

Operación Bikini

30 de Junio, 2024 Almudena Sánchez

El pasado jueves 6 de junio, Ita Sevilla HD ofreció una charla a familiares y público en general sobre los riesgos y peligros que suponen las dietas motivadas por la conocida “operación bikini”, la cual alienta a perder peso en un tiempo exprés con el objetivo de estar a punto y dar la talla para lucir un cuerpo perfecto en verano. 

Tuvo muy buena acogida con la asistencia de muchas familias y personas interesadas en el tema, así como por las mismas pacientes del centro, que sorprendieron al público al finalizar la ponencia con una impactante y emotiva dramatización teatral recreando situaciones donde se ponía de manifiesto el bombardeo que les supone la operación bikini. El espacio donde tuvo lugar la charla se decoró con un gran mural, expresión de su reivindicación en contra de estos mensajes y del daño que les había supuesto en su vida y en el desarrollo de su Trastorno de Conducta Alimentaria la famosa Operación Bikini. 

 

La Operación Bikini es una más de las presiones sociales que sufren en su mayoría las mujeres, dirigida especialmente a ellas como su nombre indica, y que hacen mucho daño sobre todo a adolescentes y edades más juveniles, ya que este grupo de edad es más vulnerable e influenciable y están más conectados a redes sociales, por lo que, este tipo de mensajes y contenido le llega muy fácilmente.  

La exposición constante a estilos de vida ideales, cuerpos “perfectos” (la mayoría manipulados con filtros), dietas intensas y rutinas de ejercicio genera un constante cuestionamiento sobre si mi cuerpo, mi alimentación o el deporte que realizo son suficientes. Es sumamente importante promover una imagen corporal positiva y saludable, así como psico-educar en una visión crítica que las lleve a cuestionar todo lo que ven en sus redes sociales. 

 

De hecho, los trastornos alimentarios se agravan durante el verano, ya que en ocasiones se realizan dietas extremas para conseguir esta bajada de kilos haciendo creer que se tendrá más seguridad a la hora de lucir en bikini. Esto da lugar en muchas ocasiones a una mayor obsesión, mayor inseguridad, elevada frustración al ver que no se consigue, e incluso episodios de atracones y otros síntomas de los TCA.  

 

En verano, muchas personas sienten inseguridad al tener que vestir con ropa en la que se descubre más el cuerpo, genera incluso miedo sacar la ropa del verano pasado y someter a examen a tu cuerpo comprobando cómo te queda este verano. 

Por otro lado, las comidas veraniegas; a la vez que aumenta el consumo de comida fresca y ligera, también hay una mayor exposición a lo social, vacaciones y cambios de rutinas, a las cuales es importante adaptarnos con una adecuada flexibilidad para disfrutar también por ejemplo de un helado sin sentirnos culpables. 

Recomendaciones:  

 

  • Seguir pautas de alimentación saludable todo el año. 
  • Tener claro que no existen las dietas milagro y que suponen un riesgo para nuestra salud física y mental.
  • Poder ser flexibles, la rigidez resta libertad. Algunos alimentos no se deben tomar a diario, pero no pasa nada por tomarlos de forma ocasional.
  • No hablar sobre el cuerpo propio ni ajeno, evitar las comparaciones y comentarios críticos o alabando la pérdida de peso.
  • Revisar ropa del año pasado, cambiarla por talla adecuada si fuera necesaria, recuerda “Tú no eres una talla o un peso”.
  • No aumentar las rutinas deportivas por el hecho de que llega el verano y permitirse tiempos de descanso. 
  • Ser modelos y ejemplos de salud y autocuidado para nuestros hijos/as. 
  • No normalizar ciertas conductas y estar alertas ya que pueden ser señales de alarma de que algo no va bien. 

 

El miedo al rechazo, a la soledad, a no ser aceptado/a, a no ser suficiente… se esconden tras la necesidad de bajar de peso o del rechazo al cuerpo y las dificultades con la comida. Es importante crear un ambiente de comunicación, interesarse por lo que le puede estar ocurriendo no poniendo el foco o la principal preocupación en la comida o en el peso. 

 

Prevenir y detectar a tiempo, solicitar ayuda profesional especializada para un diagnóstico  e intervención precoz son el principal factor de protección para frenar la gravedad y cronificación del problema. 

 

Psicóloga de ABB Sevilla

Licenciada en Psicología.

 

Terapeuta ITA ABB Sevilla. Terapia grupal e individual. Asesoramiento psicoeducativo y soporte emocional a grupos multifamiliares. Terapia de familia.

Experta en Trastornos de la Conducta Alimentaria

Terapeuta Familiar Sistémica

 

Máster en Counseling Integrativo Relacional de Duelo y Pérdidas.

Formación en técnicas de psicodrama.

 

Amplia trayectoria profesional como terapeuta individual, de grupos y familias. 

Acompañamiento a pacientes con Trastornos alimentarios y sus familias desde 2004.

Instructora de Yoga 200H AYA (American Yoga Alliance)