Adicciones

Alcohol. Efectos sobre la salud a corto y a largo plazo

14 de Noviembre, 2018 ITA

Ha sido el Día Mundial sin Alcohol, la droga legal más consumida y aceptada en España. Según datos de la última encuesta estatal, el 62% de la población de entre 15 y 64 años ha consumido alcohol en los últimos 30 días, y el 78% lo ha hecho en el último año. Es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad, y se relaciona con más de 200 enfermedades. Te explicamos cómo el consumo de alcohol afecta a tu salud.

 

En nuestro día a día estamos expuestos a múltiples estímulos relacionados con el alcohol. Encontramos su publicidad en fachadas y mobiliario de bares y otros establecimientos, camiones de reparto, anuncios en vallas publicitarias, estaciones de metro e incluso eventos sociales y deportivos. Está presente en nuestras fiestas o celebraciones y quedamos con los amigos para ir de “copas”. Asociamos beber alcohol con aspectos positivos como la diversión, el espíritu joven, el éxito social y profesional e incluso con el deporte y la vida saludable. Todo esto contribuye a ver el consumo de alcohol como algo “normal” y positivo; cuando en realidad se trata de un grave problema de salud pública.

 

El alcohol es una droga. Eso sí, legal. La droga legal más consumida en nuestro país y la que más problemas de todo tipo produce. Según la OMS cada año produce 3,3 M de muertes, es decir el 5,9% de las defunciones. Y Europa se encuentra a la cabeza de las regiones en que más se consume.

 

Según datos de esta organización, causa más de 200 enfermedades, como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y traumatismos causados por violencia, suicidios y accidentes de tráfico, además de trastornos mentales y comportamentales, como el alcoholismo. El consumo en las embarazadas tiene graves repercusiones sobre el feto.

 

El alcohol

El alcohol etílico o etanol es la droga que se encuentra en las bebidas alcohólicas, una sustancia altamente adictiva depresora del sistema nervioso central, del grupo de sedantes como los barbitúricos y las benzodiacepinas.

 

Una vez ingerido, el alcohol se absorbe rápidamente a través de las paredes del estómago y el intestino delgado y es transportado a través de la sangre al cerebro y al resto de órganos. La edad, el peso, el género, la cantidad, la frecuencia y cómo lo tomamos determinan el efecto y la intensidad de esta droga.

 

 

 

Consecuencias del consumo de alcohol a corto plazo

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central y su consumo puede generar somnolencia y relajación, que afectan a la atención y la coordinación. Por este motivo, beber alcohol eleva el riesgo de sufrir un accidente de tráfico o laboral.

Según su nivel en la sangre puede causar desde dificultades en la atención, el habla, apatía, vómitos e incluso la muerte, si es muy elevado.

 

Consecuencias del consumo de alcohol a largo plazo

Según el Plan Nacional sobre Drogas, el alcohol puede provocar graves problemas de salud, y conflictos familiares y sociales, que pueden manifestarse aunque quien los padece no haya desarrollado una dependencia, es decir, no sea alcohólico/a. Son:

 

  • Hipertensión arterial
  • Alteraciones del sueño
  • Gastritis
  • Agresividad
  • Úlcera gastroduodenal
  • Depresión
  • Cirrosis hepática
  • Disfunciones sexuales
  • Cardiopatías
  • Deterioro cognitivo
  • Encefalopatías
  • Demencia
  • Cáncer
  • Psicosis

 

Cuando el consumo de alcohol se produce en períodos muy cortos de tiempo, como por ejemplo el fin de semana, los riesgos y el daño sobre el organismo se multiplica.

 

¿Cuándo hablamos de alcoholismo?

El alcoholismo o dependencia del alcohol es una enfermedad crónica, progresiva y a menudo mortal. El riesgo de desarrollarlo depende de diversos factores:

 

  • Edad de inicio. Cuanto más joven, más posibilidades de ser alcohólico
  • Vulnerabilidad. Causada por el entorno. Los hijos de padres y madres alcohólicos tienen más probabilidades de desarrollar un alcoholismo
  • Cantidad. No hay una cantidad estipulada. Para estar seguros, lo mejor es no beber

 

Según la OMS, hablamos de alcoholismo cuando la ingesta de bebidas alcohólicas diaria supera les 50 gramos en las mujeres y 70 en los hombres. Se caracteriza por una dependencia emocional y, a veces orgánicas de esta sustancia que produce un daño progresivo en la salud que, incluso, puede llevar a la muerte.

 

Síntomas del alcoholismo

  • Necesidad de beber
  • Necesidad de beber cantidades cada vez mayores, ya que se produce una tolerancia que nos hace beber más para notar su efecto
  • Pérdida de control. Dificultad para parar de beber una vez se ha empezado
  • Dependencia física que produce síntomas de abstinencia, como temblores, ansiedad, sudoración, nauseas, dolor de cabeza, aumento de la frecuencia cardíaca o la presión arterial)

 

Pese a estos síntomas, es difícil reconocer que se tiene un problema con el alcohol, hecho que hace muy difícil un diagnóstico.

 

 

Mi consumo de alcohol ¿es “normal”?

Debemos tener cuidado con el consumo de alcohol porque nos puede parecer que bebemos una “cantidad normal” y no darnos cuenta de que estamos bebiendo demasiado, hecho que nos puede traer problemas, a nosotros y a quienes nos rodean.

 

En la red puedes encontrar diversos autotests que pueden indicarte que tienes un problema con el alcohol. Nosotros te proponemos estos tres:

 

 

 

Tratamiento del alcoholismo

En ITA disponemos de un tratamiento especializado para personas con problemas derivados del consumo de alcohol. Conseguimos la plena abstinencia a la vez que intervenimos en todas las áreas deterioradas por esta adicción. Queremos que recuperes tu vida, tus relaciones con amigos y familia, y tu salud. Una vez lo hayas superado, te acompañamos para reducir la posibilidad de recaídas. Podemos ayudarte.

 

 

Imagen | Unsplash

Somos especialistas en salud mental.

Disponemos de una amplia red de centros dedicados al tratamiento integral de los trastornos y problemáticas asociadas a la salud mental: 

  • Trastornos de la Conducta Alimentaria
  • Trastornos de Conducta.
  • Psiquiatría General.