Preguntas Frecuentes

Preguntas Frecuentes Sobre tc



  • Los trastornos de conducta en niños y adolescentes son uno de los principales motivos de consulta en el ámbito de la salud mental. Este tipo de trastorno se caracteriza por comportamientos hostiles y/o agresivos persistentes que alteran la convivencia.

    Para saber si se trata de un trastorno de conducta es importante diferenciarlo de episodios pasajeros. La infancia, y sobre todo la adolescencia, es un proceso de cambio en el que es normal que se sucedan épocas más difíciles que otras, y entraría dentro de lo esperable, pasar por fases de rebeldía. El hecho de vivir situaciones estresantes como la separación de los padres o la pérdida de un ser querido, entre otras muchas situaciones, también podrían provocar cambios de conducta.

    En el caso de los trastornos de conducta, se trata de la instauración de una forma de funcionar marcada por comportamientos agresivos, desafío a la autoridad, oposición a las normas, no aceptación de límites. La agresividad se convierte en una forma de relación y sobrepasa los límites para poder convivir. En ningún caso se debe a un proceso propio de la edad.

    Algunos de los signos que deben alertarnos son los siguientes: - Rabietas o discusiones frecuentes - Hacer daño a personas, animales o a sí mismos - Romper cosas ajenas - Mentir o robar - Fracaso escolar - Faltar a clase - No respetar a padres y profesores

    Si desea más información sobre los trastornos de conducta visite nuestra página sobre Tratamientos de los trastornos de conducta. Ita Salud Mental es un centro terapéutico para el trastorno de conducta que dispone de una amplia red asistencial. Si necesita orientación, puede llamarnos al teléfono gratuito 900 500 535.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • Un trastorno de conducta se considera grave cuando hay un gran número de problemas serios derivados de los comportamientos agresivos y de la transgresión de las normas.

    Con frecuencia, las personas que sufren un trastorno de conducta también sufren otros trastornos mentales que agravan la situación: trastornos depresivos, ansiedad, trastorno por estrés postraumático, consumo de tóxicos, trastorno de déficit de atención o hiperactividad. Las dificultades en el aprendizaje pronto se hacen evidentes y la convivencia se hace prácticamente imposible. El diagnóstico temprano es básico para poder frenar el deterioro de las relaciones, así como, los problemas con la justicia y el riesgo de sufrir accidentes ocasionados por el estilo de vida imprudente.

    Aunque se muestren como “duros”, hay que tener en cuenta que su autoestima suele ser baja. Las ideas y/o intentos de suicidio son más frecuentes en personas que sufren este trastorno. Tienen más riesgo de fracaso escolar, sufrir accidentes, consumo de drogas, relaciones sexuales de riesgo, … Sin un tratamiento del trastorno de conducta eficaz, en la edad adulta, estos comportamientos pueden desembocar en el mundo de la delincuencia, alcoholismo e incluso problemas psiquiátricos.

    Si cree que alguien de su entorno puede estar sufriendo un trastorno de conducta no dude en contactar con un centro especializado. En Ita Salud Mental disponemos de una amplia red de centros en el territorio español.

    Saber más sobre Trastornos de Condcuta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • Los trastornos de conducta en niños y adolescentes se dividen en: TDH, trastorno de conducta, trastorno negativista desafiante y trastorno explosivo intermitente.

    Cada uno de ellos tiene su propia complejidad y características, pero comparten el hecho que el niño o adolescente que lo sufre tiene conductas agresivas, dificultad para seguir las normas, respetar los derechos de los demás, etc. Estos comportamientos alteran de forma importante la convivencia, afectando, tanto al entorno familiar, como al escolar.

    En el caso del TDH la conducta agresiva, y en general los problemas de comportamiento, están relacionados con la impulsividad. Actúa de forma impulsiva y este “no pensar” le lleva a poner en riesgo su propia integridad o la de los demás, con conductas imprudentes. No habría una intención clara de hacer daño a los demás o al entorno, más bien, los demás o él mismo, sufren las consecuencias de no prever los efectos de sus actos.

    En el trastorno negativista desafiante, las conductas agresivas o la falta de respeto por las normas están motivadas por la frustración. Ante una situación en la que no puede hacer o conseguir lo que quiere, se siente arrollado por un fuerte sentimiento negativo que le lleva a comportamientos violentos o saltarse las normas. En el trastorno explosivo, sería una situación muy parecida. La conducta es una “explosión” que les hace perder los estribos y no tanto un acto planificado.

    Por el contrario, en el trastorno de conducta sí que hay una clara intención de dañar a otra persona o el entorno. Es un acto pensado y planificado. Llevan a cabo conductas como escaparse de casa, no asistir a clase, mentir, robar, crueldad con los demás, etc.

    Por tanto, ante unos comportamientos parecidos, como el acoso a compañeros, agresiones, peleas, robos, huidas, un diagnóstico preciso permite una estrategia terapéutica adecuada. Ita Salud Mental es un centro terapéutico especializado en los trastornos de conducta. El tratamiento está enfocado en la reducción significativa de las conductas agresivas y la construcción de una identidad alejada de la conflictividad.

    Si desea más información puede visitar nuestra página sobre el Tratamiento de los trastornos de conducta.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • A lo largo de los años, se han realizado numerosos estudios para determinar las causas de los trastornos de conducta en niños y adolescentes. Se describen las causas como la combinación de características propias de la persona, junto con situaciones ambientales desfavorables. Ambos factores hacen que el niño o adolescente tenga una mayor predisposición a sufrir este tipo de trastorno.

    Factores propios del individuo
    A nivel de rasgos de la personalidad, suele darse en niños o adolescentes que ya presentaban un temperamento fuerte y escasas habilidades sociales para manejar situaciones de conflicto. Generalmente, impulsivos, con un tipo de pensamiento rígido, poca tolerancia a la frustración y dificultades de autocontrol.

    A nivel físico, estaría relacionado con la afectación del lóbulo frontal del cerebro, ya sea causada por una inmadurez en su desarrollo, o bien, por una lesión externa. Esta parte del cerebro es la implicada en la capacidad para planificar, aprender de los errores y evitar situaciones de riesgo. Dificultades propias de este tipo de trastorno.

    Suelen haber tenido dificultades académicas desde el inicio de la escolarización. Haber sufrido situaciones de rechazo por parte de los compañeros o se han sentido humillados, incluso, pueden haber sufrido acoso escolar.

    Si alguien de su entorno no respeta a los demás, ni las normas y la convivencia se hace cada vez más difícil, no dude en consultar. En Ita Salud Mental disponemos de centros terapéuticos para el trastorno de conducta. Puede llamarnos al teléfono gratuito 900 500 535 o puede reservar una cita presencial, online o visita diagnóstica .

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • En la última década, ha habido un aumento preocupante de casos. Los trastornos de conducta en la infancia y la adolescencia son el principal motivo de consulta en el ámbito de la salud mental. Las causas son una combinación de factores psicológicos, físicos y ambientales.

    Factores ambientales
    Es frecuente, que hayan crecido en familias que, a causa de sus propias limitaciones, no han sido capaces de ofrecer un estilo educativo eficaz, ni la estimulación cognitiva o el apoyo emocional necesario para el desarrollo del niño. O bien, se trata de familias desestructuradas, con problemas de drogadicción, maltrato, delincuencia u otros tipos de conflictos.

    Por otro lado, además de un entorno familiar deteriorado, también encontramos amistades con conductas disruptivas, donde se prioriza la competitividad, la intolerancia, la superioridad física o la insensibilidad, como una forma mal entendida de fortaleza. Pueden afiliarse a ideologías extremistas.

    La detección precoz es indispensable para evitar que los trastornos de comportamiento y las conductas agresivas desemboquen en la marginalidad y el mundo de la delincuencia. En Ita Salud Mental realizamos un tratamiento integral que incluye la intervención psicológica, médica y social, incluyendo el apoyo familiar a lo largo del tratamiento.

    Si desea más información, puede visitar nuestra página sobre el tratamiento de los trastornos de conducta .

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • El primer paso para un tratamiento eficaz es un diagnóstico preciso. Además del diagnóstico basado en la sintomatología y en los comportamientos que han llevado a consultar, es necesaria una valoración del entorno. Se analiza la situación familiar, social y educativa del menor.

    Recoger este tipo de información permite ver qué factores pueden estar influyendo, además de los propios de la persona, en el mantenimiento de las pautas de comportamiento, y ver con qué recursos cuentan los profesionales de la salud mental para ayudar y facilitar el cambio en el niño o el adolescente.

    En líneas generales, el tratamiento de un trastorno de conducta implica por un lado el trabajo personal, mediante tratamiento psicológico individual. A menudo, combinado con sesiones de terapia de grupo. El tratamiento farmacológico, puede ser una ayuda en periodos puntuales, pero nunca como tratamiento único.

    Además de este trabajo personal, la terapia de familia es un eslabón clave para conseguir cambios. Los problemas de comportamiento suelen poner a prueba las dinámicas familiares, deteriorándolas cada vez más. El objetivo es cambiar estas dinámicas disfuncionales, mejorar la comunicación y la relación entre los miembros de la familia.

    Evitar el abandono de los estudios es una prioridad dentro del tratamiento. Se realiza una valoración psicopedagógica para determinar si existe algún trastorno del aprendizaje. Paralelamente al tratamiento, es necesaria una coordinación con el centro educativo, o bien, si la situación lo requiere, un cambio en la estrategia de escolarización. En base a nuestra experiencia, el acabar los estudios hace que mejore la autoestima, que se vean a sí mismos como personas capaces y ayuda al tratamiento terapéutico, construyendo una identidad sólida y sana.

    Ita Salud Mental pone a su disposición un equipo interdisciplinar para poder trabajar las diferentes áreas. Si desea más información puede visitar nuestra página sobre el tratamiento de los trastornos de conducta o llamarnos al teléfono gratuito 900 500 535.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

  • El tratamiento del trastorno de conducta en adolescentes no es fácil, requiere un enfoque multidisciplinar y trabajar en diferentes ámbitos. Son muchos los factores que influyen en este tipo de trastorno, personal, biológico, social,… Además, suele haber otros trastornos como el TDA o TDAH, trastornos del aprendizaje, ansiedad, depresión, consumo de tóxicos, etc....

    Tratamiento centrado en el adolescente
    Se lleva a cabo psicoterapia individual y sesiones de terapia de grupo. Este tratamiento se centra en dotar al adolescente de herramientas de gestión de emociones, resolución de problemas, habilidades sociales para disminuir la impulsividad e ir construyendo una nueva identidad lejos de la violencia.

    Tratamiento centrado en la familia
    Desgraciadamente, a menudo las relaciones familiares están gravemente deterioradas. Ya sea, porque desde la infancia el entorno familiar no ha ofrecido la estimulación, ni el apoyo, para un crecimiento adecuado del menor (conflictos, trato severo, abusos, etc.) o bien, porque los problemas de comportamiento han ido deteriorando las relaciones familiares. Uno de los focos del tratamiento consiste en restaurar las relaciones implicando a los padres o “rescatando” personas del entorno que sean un referente positivo para el adolescente.

    Intervención psicopedagógica
    Una evaluación psicopedagógica permite detectar posibles problemas de aprendizaje que pueden estar alimentando el fracaso en los estudios. Ya sea en coordinación con el centro educativo del menor, o bien, proponiendo un nuevo itinerario formativo, se potencia al máximo la continuidad de los estudios.

    Para más información sobre el tratamiento de los trastornos de conducta, puede llamarnos al teléfono gratuito 600 500 535 o concertar una visita online o presencial . Disponemos de una red de centros terapéuticos para el trastorno de conducta en todo el territorio español.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

    Reserva una cita para una valoración de tu caso

  • Es habitual que sean los profesores de educación primaria los que detecten las primeras alteraciones en la conducta de los niños. En las reuniones de seguimiento con los padres, suelen manifestarse los problemas de manejo, con presencia de rabietas, dificultad para seguir las normas y problemas de relación con sus compañeros de clase.

    Al tratarse de edades tempranas, uno de los primeros retos es el de diferenciar si las alteraciones de la conducta se deben a los cambios propios de la edad, a situaciones estresantes que pueda estar viviendo el alumno (separación de los padres, pérdida de un familiar, etc.) o bien, el inicio de un trastorno de conducta. Tras las conductas impulsivas y agresivas de los niños, a menudo se esconden sentimientos de frustración, sufrimiento, miedo, inseguridad.

    Si la conducta sobrepasa los límites, alterando la convivencia y afectando al rendimiento escolar, social y familiar, es muy probable que estemos ante un trastorno de conducta. La detección y tratamiento temprano mejorarán el éxito terapéutico y evitará que la situación puede hacerse mucho más compleja.

    Los niños pasan muchas horas en las aulas, por lo que, los profesores tienen una posición privilegiada para detectar la presencia de alteraciones en el comportamiento que requieran de una atención especial. En Ita Salud Mental disponemos de un Servicio de Asesoramiento Escolar , es gratuito y está enfocado en el manejo de alumnos que sufren trastornos de aprendizaje, trastornos de conducta o algún problema de salud mental.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

    Reserva una cita para una valoración de tu caso

  • A continuación, enumeramos algunos de los comportamientos o actitudes que deben alertarnos, agrupados según predominen dificultades de atención, de control de impulsos o aspectos disociales.

    Falta de atención
    Dificultad para mantener la concentración de una actividad determinada Se distrae con facilidad por cualquier cosa (está “en las nubes”, en sus pensamientos) Parece que no escucha cuando se le habla Le cuesta seguir las instrucciones Es olvidadizo, desordenado. Evita hacer tareas que requieran mantener la atención

    Hiperactividad
    Se mueve continuamente de su asiento dificultando el poder realizar una tarea que requiera estar sentado. Es ruidoso, se mueve de forma brusca, habla mucho. Le cuesta participar en actividades tranquilas

    Impulsividad
    Interrumpe, no respeta los turnos al hablar. No es capaz de esperar su turno. Actúa de forma precipitada, sin pensar las consecuencias.

    Trastorno disocial
    Amenaza a profesores y compañeros. Molesta y/o se pelea con sus compañeros. Ha “robado” o roto objetos del aula o de sus compañeros. Miente. Culpa a los demás de lo que hace mal. Tiene mala relación con de sus compañeros.

    Un diagnóstico preciso permitirá poder planificar la estrategia terapéutica más adecuada para cada caso. No olvidemos que los malos comportamientos, las conductas disruptivas, agresivas,… suelen ser la expresión de un sufrimiento emocional importante en el niño. En Ita Salud Mental ponemos a su disposición un teléfono gratuito para consultas 900 500 535, también puede concertar una visita presencial o online para realizar una valoración de su caso.

    Saber más sobre los Trastornos de Conducta

    Realiza un test orientativo online de Trastornos de Conducta

    Reserva una cita para una valoración de tu caso